Walt Whitman



No me cierren sus puertas

No me cierren sus puertas, altivas bibliotecas, 
porque lo que faltaba en sus repletos anaqueles, y que más necesitan, yo lo traigo. 
Porque recién salido de la guerra hice este libro. 
Y las palabras de mi libro no son nada, pero lo es todo su corriente. 
Un libro aparte, distinto a los demás, un libro que no busca seducir al intelecto, 
pero que las conmoverá con la latencia oculta en cada una de sus páginas.